Vinos de Galicia: estas son sus principales denominaciones de origen

Galicia posee una tradición vinícola que se remonta a la época romana y que debe su éxito a la diversidad de climas, suelos y vides de esta comunidad autónoma. En el siglo XX, para proteger a sus maestros vinicultores de la competencia desleal y preservar la calidad de sus caldos, se impulsaron distintas denominaciones de origen, siendo la denominación de origen rías baixas (D.O. Rías Baixas) una de las más emblemáticas.

 

La oferta de vinos elaborados en la zona vitivinícola de las Rías Baixas comprende variedades de blancos y tintos tan ilustres como la espadeiro, la loureira, la treixadura, la sousón o la albariño. Indiscutiblemente, esta última es la más cultivada y afamada de las Rías Baixas, y su producción representan más del 95% del total. Su fuerte asociación con la uva albariño no debe sorprender: más de 4 mil hectáreas de la región están dedicadas al cultivo de estas vides.

 

Al sureste de la provincia de Ourense encuentra su sitio otra de las denominaciones de origen del vino más demandadas: Monterrei, con un clima más mediterráneo que el resto y una orografía que favorece los cultivos a mayor altitud. Estos se ubican mayoritariamente en el valle del río Támega, el Duero y la zona suroriental de Ourense.

 

Por su parte, la D.O. Ribeiro es el escenario de producción de algunos de los mejores tintos, blancos y tostados del mundo. Son caldos de gran elegancia, frescura y sabor atlántico, con una clara influencia del mediterráneo, latente en sus principales clases: Ribeiro Castes, Ribeiro Barrica, Ribeiro Espumoso, Tostado Ribeiro y Ribeiro a secas. Su cultivo comprende los valles de Miño, Avia y Arnoia.

 

La comarca de Valdeorras es la cuna de otra de las D.O. más afamadas del territorio gallego. Sus vinos se distribuyen por las cuencas de los ríos Sil, Xares y Bibei, donde se cultivan las variedades de uva mencía, brancellao, merenzao, sousón, espadeiro y ferrón, entre otras.

Publicado en Bodegas