La mejor rentabilidad 

Cada vez son más los conductores que explotan otras fórmulas diferentes a la compra de un vehículo particular. Porque tener un coche propio no es la única forma de disfrutar de las ventajas de contar con un vehículo particular para nuestros desplazamientos, ya sea por motivos laborales, personales u ocio. Y entre esas fórmulas alternativas va ganando adeptos el renting, una opción interesante para determinados usuarios que puede suponer un ahorro considerable.

¿Por qué yo opté por un Renting coches Particulares? Os contaré mi experiencia para que os sirva de cara a hacer vuestros cálculos de rentabilidad. Al tener que desplazarme a otra ciudad por motivos laborales, se me planteó la disyuntiva de llevar mi coche o alquilar uno. Aunque mi coche particular estaba en condiciones aceptables llevaba tiempo pensando en comprar otro y en vender el mío. Pero entonces surgió esta nueva oportunidad laboral y consulté qué opciones tenía.

Finalmente consideré que la mejor opción era vender mi coche, pero esperar para comprarme uno de cara a consolidar mi nueva etapa laboral. Como no sabía cuánto tiempo iba a estar desplazado en otra ciudad por cuestiones laborales me cercioré de si iba a necesitar un coche o con el transporte público sería suficiente. Hablé con alguno de mis nuevos compañeros y me dijeron que lo más probable es que necesitase un coche, a no ser que viviese en el barrio donde se ubicaba la oficina.

Como no era el caso empecé a mirar opciones para hacerme con un vehículo y fue así como descubrí Renting coches Particulares. La idea era que iba a estar al menos un año en esa oficina, pero no estaba claro que iba a suceder después. Por lo tanto, comprar un coche era una decisión arriesgada teniendo en cuenta que no sabía cuál iba a ser mi destino posterior. Y como no quería mucho lío, la alternativa de contratar un vehículo particular durante un año me pareció la más acertada y rentable. Así, no tenía que preocuparme del mantenimiento y una vez cumplido el año, podía renovar el contrato o comprar uno nuevo en caso de que lo necesitase.

Publicado en Renting