¿Debo de realizarme peelings en casa?

Los llamados peelings son limpiezas profundas que se realizan en la piel para eliminar las células muertas. Estas células muertas se depositan en las capas más superficiales de la piel para ir poco a poco cayendo. Pero si en lugar de esperar a que se desprenda sola ayudamos a esta piel a caer, estaremos potenciando que se cree una nueva piel más atractiva y bonita.

Los peelings consiguen desprender estas capas superficiales mediante diferentes métodos. Pero en el caso de los peelings que se realizan en el hogar, la base es la fricción. Las cremas para peelings suelen ser un poco ásperas y al aplicarlas en la cara o el cuerpo se nota un cierto roce.

Las nuevas generaciones de cremas han logrado crear peelings que no rozan, sino que erosionan la piel con sus componentes químicos eliminando estas células muertas. Esto hace que no se dañe la epidermis y no se produzcan tantas rojeces. No obstante, no dejan de ser cremas abrasivas que pueden causar reacciones alérgicas, incluso en los casos más suaves.

Por todo esto, los peelings que se realizan en casa deben de llevarse a cabo de forma espaciada y nunca sobre pieles sensibles o con daños, como por ejemplo las pieles con rosácea. Un peeling al mes es más que suficiente para limpiar en profundidad y eliminar células muertas y siempre debe de acompañarse con una buena mascarilla hidratante al final.

Para las pieles con problemas, lo mejor es acudir a un dermatologo especialista en tratamientos cara para que valore la conveniencia o no de llevar a cabo un peeling químico y, en caso de que lo vea necesario, aplicarlo en una clínica dermatológica estética. El dermatólogo puede indicar otros tratamientos a seguir para solucionar problemas previos antes de un peeling.

Lo que nunca es aconsejable es realizarse peelings caseros como los que recomiendan en ciertas webs que pueden causar muchos daños en la piel. La receta de la abuela de mezclar yogur y sal para frotarse la cara puede salir realmente cara ya que puede irritarse mucho la piel. La sal puede causar microheridas que, además, escocerían todavía más por el efecto de la sal. Las consecuencias serían rojeces e incluso granos o pequeñas hinchazones.

Conocer el tipo de piel es básico para llevar a cabo tratamientos estéticos en casa con éxito y utilizar los productos recomendados por el dermatólogo es la mejor garantía de que todo saldrá bien.

Publicado en Clínicas