¿Cuáles son los problemas más comunes en las cerraduras domésticas?

El sector cerrajero ha evolucionado notablemente en las últimas décadas, pese a lo cual las llaves, pestillos y demás mecanismos de seguridad siguen estando expuestos a roturas y averías. Antes de solicitar la ayuda de empresas de Cerrajeria en Vigo u otros municipios, se recomienda cerciorarse de que el problema en cuestión no puede solucionarse sin la intervención de profesionales. 

 

Uno de los incidentes más comunes es la dificultad para girar la llave. En la mayoría de los casos, bastará con aplicar una ración de lubricante a los mecanismos que reducir las fricciones y accionar correctamente la llave y el pomo o manilla. Este tipo de lubricante se comercializan en forma de spray en polvo y pueden ser adquiridos en cualquier cerradura.

 

Con frecuencia, la duplicación de llaves ocasiona problemas en alguna de las copias; por ejemplo, al introducirla en la cerradura en cuestión, de forma que oponga una resistencia excesiva al deslizamiento o sea imposible insertarla en su totalidad. De acuerdo a los expertos en cerrajería, las asperezas y remates de la llave duplicada sería el origen del problema, pues el acabado no siempre es del todo satisfactorio. Los propietarios afectados deberán, pues, sustituir estas llaves defectuosas por nuevas copias de la original.

 

Prosiguiendo con los conflictos habituales entre la llave y la cerradura, podría darse el caso de que la llave quede atorada en el interior del mecanismo u oponga una resistencia superior a lo normal, ocasionando así desperfectos en la cerradura y la propia llave o la rotura de esta última. Si aplicar lubricante específico para cierres no solventa esta complicación, se recomienda acudir al cerrajero más cercano.

 

Pero la llave no siempre es el problema. Con el paso del tiempo y el uso, el pestillo puede sufrir desalineaciones o mostrar holguras a causa de los tornillos sueltos o en mal estado. La solución pasa por apretar los tornillos nuevamente o reemplazarlos por otros nuevos. Respecto a la desalineación, el pestillo puede reajustarse manualmente para eliminar las fricciones indeseadas entre sus bordes y los accesorios de la cerradura.

Publicado en Cerrajeros