HAY QUE VIGILAR NUESTROS DIENTES

Ser prevenido nunca está de más y sobre todo en temas de salud dental. Todos deberíamos de hacer nos por lo menos una revisión al año para estar seguros de que nuestros dientes tengan una buena salud. Y para ello lo mejor es contratar un seguro adeslas salud dental y así te aseguras de que si te pasa algo en alguno de tus dientes, te los van a arreglar de forma inmediata. Ya les hubiera gustado a unos cuantos amigos mío haber tenido un seguro dental de ese estilo hace años, porque tengo algunos amigos a los que ya les faltaban unos cuantos dientes a una edad bastante temprana. Personalmente yo conservo todavía todos mis dientes, e incluso todavía conservo uno de los de leche a mis cuarenta años que es algo completamente extraordinario, por lo menos yo no conozco a ninguna otra persona que todavía tenga uno de sus dientes de leche.

Creo que los diente son muy importantes ya que solamente tenemos una dentadura para toda la vida y el que haya tenido alguna vez un dolor dental sabe que es algo que no se le recomienda a nadie y que el dolor dental es mejor evitarlo. Con mi dentadura he tenido mucha suerte a lo largo de mi vida ya que solamente hasta que me han salido las muelas del juicio he sentido un poco de ese dolor que la gente me decía pero que nunca había experimentado. Pero al poco tiempo parece que mis muelas dejaron de moverse y el dolor remitió en muy poco tiempo, fui bastante afortunado porque conozco a amigos que el dolor de las muelas les puede durar bastante tiempo. 

Por fortuna no he tenido que ir a un dentista durante muchos años, pero eso fue porque una de las últimas veces que fui a un dentista me quería quitar tres muelas para poner en su sitio un diente torcido, y mi madre se opuso porque no vió que fuese tan necesario sacrificar tres muelas por un diente torcido, estoy seguro de que hoy en día con un aparato me enderezarían ese diente sin sacrificar ningún otro, pero ya estoy acostumbrado a él y me vería raro si ya no lo tuviese.

La dura vida del trabajador por cuenta propia

No conozco ningún gremio laboral que disfrute quejándose, y los autónomos no somos, ni mucho menos, una excepción. Nos consideramos unos parias que sostienen con su duro esfuerzo la economía del país, unos trabajadores siempre maltratados que son los primeros que sufren cada uno de las crisis económicas y que siempre son los últimos en salir de ellas. Desde luego que algo hay de cierto en todo ello, pero también es verdad que la mayoría de los autónomos lo somos porque queremos, sabemos lo que hay y nadie nos ha obligado a trabajar de esta forma.

Ahora bien, hay determinados aspectos de nuestra condición laboral que sí es difícil de gestionar, como las bajas y los problemas médicos. Es algo de lo que muchos autónomos no tienen plena conciencia cuando deciden empezar a trabajar por cuenta propia. Por supuesto que un autónomo tiene derecho a baja, pero el procedimiento para conseguirla y la compensación provoca bastante malestar.

Por eso muchos autónomos acaban optando por un seguro como Contratar Seguro medico para autonomos adeslas. ¿Es imprescindible tener un seguro privado siendo autónomo? Depende. Hay que señalar primero que todo autónomo tiene una mutualidad, al menos hasta donde yo sé. Cuando te das de alta eliges una mutua precisamente para cuestiones como las bajas médicas. Por esta mutua no se paga, ya que es una condición imprescindible de todo autónomo.

Pero al margen de la mutua, muchos autónomos deciden contar con un seguro privado como complemento como es el caso de Contratar Seguro medico para autónomos adeslas. De esta forma, el autónomo tiene una mayor cobertura en caso de accidente y/o baja médica. No se trata de algo imprescindible para el autónomo, pero sí es una buena opción en caso de que te lo puedas permitir. Te sentirás mucho más seguro sin la clásica incertidumbre que suele agobiar al autónomo en caso de caer enfermo de importancia. Porque eso sí, en caso de un resfriado común o una gripe de nada, ningún autónomo se pone de baja… no como los miembros de otros gremios de privilegiados. Y no daremos nombres.