¿Cuáles son los tipos de cordones más utilizados en calzado?

Para los franceses, son los lacet de chaussure; los ingleses los conocen como shoelaces, y los portugueses como cadarço: los cordones son un accesorio universal con un largo recorrido histórico, y pese a ser inseparables del día a día de la mayoría de las personas, muchos desconocen los distintos tipos y acabados para cordones disponibles en el mercado.

 

Los cordones pueden clasificarse, básicamente, en cuatro clases: deportivos, náuticos, redondos y de silicona. Los primeros, también denominados trainer o de skate, poseen una mayor flexibilidad y elasticidad que el resto, empleándose mayoritariamente en calzado deportivo (sneakers, zapatillas de fútsal, botines de senderismo, etcétera). Su diseño es muy variable, pudiendo mostrar los colores y texturas más extravagantes o los tonos más discretos y tradicionales.

 

Los cordones náuticos deben su nombre al modelo de zapato homónimo, pese a emplearse con igual frecuencia en mocasines, monk, etcétera. Para su diseño se utiliza un cuero resistente de color marrón en sus distintas tonalidades. Se caracterizan además por su corta extensión, razón por la que son apropiados para calzados ligeros o casuales, casi siempre durante los meses de primavera y de verano.

 

Por su parte, los cordones redondos son los más extendidos en la industria del calzado. Se elaboran en algodón, en nylon o en tejidos sintéticos, y están disponibles en un amplio abanico de tamaños, diseños y texturas. Su nombre obedece a la forma redonda característica de estos cordones, frente a la apariencia plana de los náuticos, por ejemplo.

 

Finalmente, los cordones de silicona o funny laces se caracterizan por su elasticidad y diseño estilizado. Poseen cualidades impensables en la mayoría de cordones existentes, como la impermeabilidad.

 

Respecto a los acabados más comunes en cordones, destacan el cabeteado, el prensado en diagonal y cortado, el navet metálico o de plástico y el rematado con nudo. Y es que para cada persona hay un tipo de cordón perfecto.

¿Qué necesitas para hacer tus propias cortinas?

Si quieres hacer tus propias cortinas no necesitas demasiadas cosas. Si eres aficionado a la costura ya tendrás los elementos básicos: una máquina de coser, unas tijeras, hijo de algodón para hilvanar y alfileres. Así que solo tendrás que comprar lo que necesitas para la labor en concreto: tus cortinas.

Lo primero que necesitas es la tela. Calcular la cantidad de tela necesaria va a depender de cómo quieres colgar las cortinas. Las más habituales hoy en día son las de ollados o las de cintas para barra. En estos casos lo normal es comprar el doble de tela de lo que mida la ventana y sumar diez centímetros para cada lado. Pero si no te gusta que tengan muchas ondas, puedes comprar solo una vez y media la medida de la ventana, más los veinte centímetros para los márgenes.

Una vez que tienes la tela, necesitarás elegir entre las cintas para cortinas tela que hay en el mercado. Escoge la que se adapte al tipo de cortina que vas a hacer. La cinta te ayudará a colgar la cortina y también a fruncirla para que tenga un bonito vuelo y este se distribuya de una forma igual. Si la cortina es de ollados vas a necesitar los embellecedores para los agujeros, que pueden ser de materiales muy diferentes. Por último, tendrás que comprar hilo del color de la cortina para coserla. Y no necesitas nada más.

Mide bien la ventana y cose primero los laterales de la cortina. Coloca luego la cinta y cósela logrando el frunce que te gusta. Una vez que has hecho esto, cuelga la cortina y decide el largo que deseas. Actualmente se llevan las cortinas largas, tocando el suelo, pero puedes escoger lo que más te guste. Lo más recomendable es que estén a ras de suelo, pero sin arrastrar ya que eso hace que se ensucien con facilidad y se enganchen.

Marca con alfileres la altura deseada y descuelga la cortina. Mide y marca con la plancha el dobladillo inferior antes de hilvanar y coser. Con esto, tu cortina estará ya lista para ser disfrutada. Aunque pueda parecer un trabajo complicado al verlas tan grandes, realmente las cortinas son uno de los trabajos de costura más sencillos y es apto para principiantes. Por lo cual no debes de tener miedo si quieres hacer tus propias cortinas a medida.