Evita los atascos viajando en barco por la ría de Vigo

Vigo es una ciudad con muchos encantos, entre los que destacan sus bellos alrededores. Pero, por desgracia, tal como ocurre en la mayoría de grandes ciudades, también es una ciudad con problemas de tráfico. Y, en ocasiones, salir o entrar de la ciudad puede ser algo estresante, especialmente en horas punta en las que es mucha la gente que se desplaza a un mismo tiempo.

En verano, este problema de tráfico se ve acentuado por el hecho de que son muchas las personas que, desde el interior, se desplazan a las playas y crean largas caravanas de coches que se unen a las de las personas que trabajan o tratan de desplazarse de forma habitual por las calles.

Pero si tu objetivo es ir a lugares como Cangas, desde Vigo, puedes hacerlo sin miedo a los atascos y sabiendo que siempre vas a llegar a la hora exacta. Esto es especialmente importante si el motivo de tu desplazamiento es laboral. Y puedes hacerlo recurriendo al barco. Y es que desde Vigo y en dirección a Cangas, parten todos los días barcos que hacen el recorrido de ida y de vuelta y que permiten realizar el viaje sin miedo a atascos o a retrasos.

Los horarios barcos a cangas desde vigo son muy amplios. Aunque pueden variar según la temporada y siempre es mejor comprobarlos, salen por la mañana hasta la noche y el viaje es rápido y tranquilo. Además, es muy interesante saber que la tarjeta de transporte metropolitano también es válida para este barco, por lo que se consigue una rebaja francamente interesante en el billete, algo para tener en cuenta si se realiza este viaje con frecuencia.

Aunque es durante el verano cuando este tipo de transporte se vuelve más popular, no son pocas las personas que lo utilizan durante todo el año de forma habitual. El hecho de poder viajar en el interior cuando hace mal tiempo facilita mucho las cosas y garantiza un viaje cómodo y agradable incluso en condiciones adversas.

Dado que estamos hablando de ría, el mar nunca está demasiado alborotado por lo que se trata de un trayecto perfectamente realizable para quienes nunca han usado este medio de transporte y, para quienes se mareen, un chicle para el mareo como el que se usa cuando se viaja en bus es más que suficiente.

Realiza una bonita excursión en tus vacaciones de verano

Uno de los posibles destinos de vacaciones para este verano atípico son las Rías Baixas, en Galicia. Ofrecen una gran variedad de posibilidades para sus visitantes que nunca se van a aburrir. Para empezar, pueden disfrutar cada día de una playa diferente sin tener que recorrer grandes distancias. Teniendo como centro de operaciones Vigo pueden acudir a Samil o a las playas de Baiona, por poner sólo algunos ejemplos cercanos.

Pero también pueden realizar bonitas excursiones, por ejemplo, cogiendo el barco de vigo a cangas de morrazo para descubrir esa parte de la ría y disfrutar de las playas que se ocultan en esta zona y que tienen una gran belleza. Además, la excursión en barco es de por sí una bonita experiencia ya que se disfrutará de vistas de Cangas y de Vigo desde un ángulo muy diferente al habitual.

Existen barcos que unen ambas ciudades con frecuencia, por lo que es muy agradable hacer el paseo incluso si no se quiere visitar la playa, sino simplemente dar un paseo por Cangas, tomar algo y regresar a la ciudad olívica un día que no esté agradable para ir a tomar el sol, pero sí para descubrir nuevos sitios que tienen su encanto y sus lugares para descubrir.

La distancia entre Vigo y Cangas por mar es más bien corta y el paseo puede hacerse en la parte superior del barco si el tiempo lo permite, disfrutando de los asientos y de la vista. Si al volver el fresco hace que no apetezca repetir la experiencia, puede viajar a cubierto en la parte inferior del barco, protegida por cristales y más resguardada de las brisas.

No es la única excursión por mar que se puede realizar desde Vigo ya que también hay salidas a las Islas Cíes un auténtico paraíso natural para el cual hay que reservar plaza con antelación ya que hay que tener un permiso de la Xunta de Galicia para poder embarcar hasta allí.

Con el permiso y el billete del barco se puede aprovechar y pasar todo un día en las islas, disfrutando de un paseo por sus rutas de senderismo y de sus playas absolutamente idílicas. Eso sí, el agua del atlántico es bastante fresca lo que puede ser toda una sorpresa para quienes estén acostumbrados a otras aguas más cálidas como las de Mediterráneo español.