UN INCENDIO INESPERADO

Hace unos años hubo un incendio en mi edificio y uno de los pisos acabó bastante hecho polvo a causa de un corto circuito que fue la causa del incendio. El problema del incendio vino justo después, ya que creo que la inquilina que vive en ese piso no tenía seguro y tuvo que pagar de su propio bolsillo la reparación de su piso, menos mal que se acababa de divorciar y disponía del efectivo que le consiguió sacar a su exmarido en el divorcio. En la cocina es donde había mayores problemas en el piso porque había sido allí donde se había generado el incendio y había que cambiar todos los electrodomésticos, para ello la mejor solución era buscar los nuevos electrodomésticos que habrían de ser instalados en internet, encontró una Tienda online de electrodomésticos baratos donde pudo comprar todos los electrodomésticos que necesitaba por bastante poco, lo cual fue una suerte. Lo que no fue una suerte fue tener que aguantar durante bastantes meses las obras que se tuvieron que llevar a cabo para que el piso volviese a ser habitable. Todo el mundo decía que las obras iban a durar muy poco, pero la realidad fue muy diferente y tardaron bastante más de lo que se dijo en un principio. Pero hay que sacar algo positivo de cada situación, y a mi me vino bien para poder ir al gimnasio a una hora más temprana de lo que suelo ir normalmente, porque tengo que decir que la situación en casa era completamente insoportable por los ruidos que había constantemente.

 

Por fortuna ese suplicio ya terminó y la situación ya se ha normalizado, porque lo que era dormir por la mañana era casi imposible, por eso prefería irme de casa al gimnasio y dejar de escuchar golpes y más golpes. Espero que no vuelva a suceder nada parecido en mi edificio otra vez, aunque eso no depende de mí ni de nadie solamente de la suerte y hay que confiar en que la suerte nos va a sonreír. Hay que confiar en ello y seguir como hemos hecho hasta la fecha.