4 tipos de cinta que no pueden faltar en tu hogar

  1. Cinta de embalar. Son imprescindibles para hacer paquetes y cada vez usamos más los paquetes en nuestro día a día. Si eres de esas personas que compran mucho por Internet tal vez tengas que hacer devoluciones y necesites cerrar de nuevo las cajas que recibes. O, quizás, eres de los que se han animado a vender en las páginas de segunda mano y tienes que hacer paquetes curiosos para enviar a cualquier punto de España o incluso a otros países gracias a las aplicaciones internacionales. Lo que antes era algo que se usaba raramente, ahora es cotidiano y muy necesario.
  2. Cinta para costura. Existen diferentes tipos de cinta para costura y tendrás que elegir la que se adapte al trabajo que quieres hacer. Desde cintas de tela de colores con las que hacer lazos para ropa de bebé hasta cinta para cortinas que permiten ceñirlas, darles vuelo o adaptarlas a los ojos o a los ganchos para colgar. Las mercerías son las tiendas que te surtirán de todos estos tipos de cintas, incluidas también las elásticas y las cintas con brillos.
  3. Cinta americana. Esta cinta es una verdadera maravilla. Muy resistente y fuerte, no te creerás todo lo que aguanta y, además, es impermeable por lo que también sirve para proteger del agua de forma provisional tapando, por ejemplo, una pequeña fuga en un tubo de plástico. Sirve para arreglar pequeños desperfectos en muebles, también en juguetes, para sujetar todo tipo de cosas, para trabajos de fontanería sencillos e incluso para unir muebles sujetándolos por las patas como en el caso de los armarios.

Siempre sorprende por su versatilidad y verás como cuando la tengas en casa la vas a estar utilizando casi para todo. Siempre encontrarás nuevas cosas para los que esta cinta parece estar hecha.

  1. Cinta celo. También muy polivalente, lo mismo te servirá para unir unos papeles que para cerrar un sobre o para sujetar una foto en el marco correctamente. El celo es totalmente imprescindible en el hogar, lo saben todos los que van a envolver un regalo y no acaban de encontrar el rollo. Pero hay que asegurarse de que se compra un producto de calidad ya que muchas de estas cintas pegan tan mal que acaban resultando inútiles. Existen porta-rollos tan bonitos que no te importará tenerlos siempre a la vista.