Persiana veneciana Vs persiana alicantina

Si estás pensando en poner persianas venecianas en vigo y te has decidido por la madera como el material para su elaboración, igual has visto en Internet otro tipo de persiana aparentemente muy similar, la persiana alicantina, y te has planteado cuál de las dos será la mejor para tu hogar.

En cualquiera de los dos casos es importante saber que se pueden fabricar en PVC que imita a madera y que sale más económico y que además no tiene el problema de tener que realizar mantenimientos periódicos de la madera.

La persiana veneciana se utiliza generalmente para el interior mientras que la alicantina es una persiana de exterior. Aunque existen venecianas para poner fuera de la ventana, no son habituales y sus precios son muy caros por lo que no resultan competitivas.

La persiana veneciana se abre plegándose como un abanico. En el caso de las alicantinas se enrollan quedando el rollo en la parte superior de la persiana. Ambos sistemas de recogida se hacen mediante cuerdas. En el caso de la veneciana, una vez que la persiana está recogida se frena la cuerda para evitar que baje nuevamente, mientras que en la alicantina se suele sujetar la persiana con la cuerda mediante un nudo suave.

La persiana veneciana acaba donde termina la ventana mientras que la alicantina puede ser más grande. En el caso de ventanas con balcón pueden colgarse por el exterior del balcón y cubrirlo por completo. El objetivo de esto es crear una zona de sombra y lograr que la casa esté más fresca, pero también que el balcón sea más agradable si alguien decide usarlo.

Tanto unas como otras permiten abrirse de manera parcial para regular la entrada de la luz. Y también en los dos casos existe una separación entre las lamas que facilita que, entre el aire, algo que se agradece mucho cuando hace calor, ya que no entrará el sol pero sí la brisa que pueda correr.  Y también ambas cuentan con la ventaja de que su instalación es muy sencilla y no necesita de obras.

En su versión en madera, ambas persianas son ideales para una vivienda rural. Las alicantinas, además, pueden darle un toque muy vintage a cualquier vivienda de ciudad y si en lugar de madera elegimos mimbres o materiales similares, podemos verlas en muchos lugares de España en los que hace calor en verano.