COMER FUERA DE CASA

Hay un plato que me gusta mucho más que el resto pero no muchas veces tengo la oportunidad de comerlo. En casa yo no tengo tiempo para ponerme a cocinar todos los días y entonces muchos días no me queda más remedio que tener que ir a comer al bar más cercano de mi lugar de trabajo. En ese bar siempre que tienen pido guiso de calamares con patatas. Este plato en este bar lo hacen de una forma espectacular y siempre que tengo la mínima oportunidad no me puedo contener y lo pido para comer. Este bar dispone de un distribuidor de calamar patagonico congelado que trae unos calamares grandes que son los que hacen falta para hacer un guiso de calamares con patatas tan delicioso como ese.

 

Antes, cuando trabajaba en otro sitio tenía que ir a comer a un bar en el que o llegabas a la hora o te perdías la mitad de los platos que te daban a escoger. Para que tuvieras suerte y poder pedir un trozo de tortilla de patata tenías que ir a comer a la una y media como poco y yo a lo mejor no podía salir a comer hasta las dos y media por lo que comer tortilla de primer plato era una quimera, menos mal que casi siempre tenían en la carta ensaladilla rusa que casi me gusta más que la tortilla de patata. En ese lugar donde trabajaba me hacía mucha gracia que hubiese bar para los jefes y otro para los trabajadores normales, eso no lo había visto nunca hasta que llegué a trabajar allí. Les pregunté al resto de mis compañeros y todo me dijeron que al bar de los jefes ni se me ocurriese ir porque era extremadamente caro. En el bar de los trabajadores por lo menos te hacían un bocadillo de bacon o de lo que hubiese sin protestar si no habías tenido tiempo de salir a comer a la hora en que daban comidas, me pasó varias veces y fueron muy amables conmigo siempre daba igual a la hora que fuese.

Tortillas listas en minutos

Las tortillas son una de las tapas favoritas de los españoles. Nos encanta tomarlas a todas horas y hasta debatir sobre si deben o no llevar cebolla. Por eso, en ningún establecimiento de hostelería pueden faltar. Y no importa siquiera que no haya cocina, la tortilla tiene que estar presente para poder acompañar con un pinchito ese vaso de vino o esa cervecita que, a determinadas horas, tienen que venir acompañados de algo contundente y rico.

Para poder ofrecer a tus clientes tortillas que estén listas en minutos, contacta con un buen Proveedor de tortilla congelada y, si todavía no lo has hecho, descubre este producto que ya se consume en muchas casas. Las tortillas congeladas se hacen de una manera muy similar a las tortillas caseras, pero se congelan una vez listas de forma muy rápida. Así, no se estropean sus propiedades y pueden conservarse durante mucho tiempo.

Solo hay que sacar las tortillas, dejar que descongelen y calentarlas unos minutos en el microondas y estarán listas para servir a modo de pincho a los clientes. Esto marcará la diferencia con otros locales que son competencia y que, no teniendo cocina, solo ofrecen el típico pan con una loncha de fiambre. Además de las tortillas puedes ofrecer otros productos, como ensaladillas precocinadas. Estos productos son fáciles de conseguir con buenos proveedores y están tan ricos como los recién cocinados. 

Existen también tortillas precocinadas no congeladas, como las que se pueden encontrar en los supermercados, que solo hay que cocinar tres minutos en microondas y se pueden servir. Vienen envasadas al vacío y en formatos más apropiados para la hostelería. Se conservan muchos días en la nevera y resultan muy cómodas ya que no hay que dejarlas descongelar. Pueden combinarse ambas opciones para no quedarse nunca sin productor que ofrecer.

Dada la calidad y el buen sabor de estos productos no solo son aptos para dar como pincho gratis con las bebidas, sino que también puede ofrecerse en tapas o raciones de pago o incluso para consumir en deliciosos bocadillos de tortilla, tanto para llevar como para degustar en el local. Estos bocadillos suelen tener mucho éxito y atraen a muchos clientes, como trabajadores que tienen poco tiempo para comer o que quieran disfrutar de un bocadillo a media mañana antes de continuar con su jornada laboral hasta la hora de comer.

Los tallarines de mamá

Es un placer ver comer a nuestro hijo. Le gusta comer casi de todo y es bastante agradecido: no suele protestar por la comida, aunque la receta haya salido un poco diferente. A pesar de ello, tiene algunos platos fetiche que deben estar perfectos para satisfacerlo. Es el caso de los tallarines con una salsa especial que es bastante difícil de preparar… para que salga siempre exactamente igual.

Todo empezó de forma accidental. Al principio la pasta no le gustaba mucho, lo cual nos extrañaba porque suele ser el típico plato comodín para muchos niños: no sabes que hacerles, pues un poco de pasta y listo. Probamos a darle diferentes tipos de pasta y no acababa de cogerle el truco. Y entonces empezamos a probar con diferentes salsas, al margen del clásico tomate, para ver si dábamos con la tecla. Lo cierto es que se puede seguir viviendo perfectamente sin comer pasta, pero queremos que coma de toda, además de que, en el comedor del cole, la pasta suele ser también habitual.

Un día probé a hacerle una salsa carbonara, pero le añadí un poco de nata porque me faltaban ingredientes, alterando un poco la receta original de la carbonara que yo solía preparar. La probé y sabía bastante fuerte así que supuse que sería otro fracaso más. Cuál fue mi sorpresa cuando el niño se comió todo el plato y quiso repetir. El problema vino cuando unos días más tarde me dijo que quería otra vez los ‘tallarines de mamá’ y yo tuve que repetir receta. 

En esta ocasión, opté por quitar la nata y hacer una salsa carbonara tradicional ya que sí tenía todos los ingredientes y pensé que a lo mejor le gustaba más que la otra. Lo probó y apartó el plato. Y eso que, como he dicho, no suele ser de los típicos niños que se niega a comer, aunque el plato no esté completamente a su gusto. Así que me tocó volver a repetir al pie de la letra aquella primera receta improvisada. Y tuve que hacerlo dos veces más hasta dar con la tecla. Ahora ya tengo apuntadas las cantidades exactas para no fallar.

Cómo elegir suministrador para un restaurante

Elegir bien el producto, y más en los tiempos que corren, es una prioridad para cualquier negocio hostelero. Y para tener buenos productos con calidad y servicio garantizado hay que contar que suministradores de confianza. Pero, ¿cómo elegir un proveedor para nuestro restaurante? En el siguiente texto damos algunos consejos para asegurarnos de que no fallamos a la hora de confiar en un proveedor. 

Lo primero, obviamente, es evaluar qué clase de productos vamos a necesitar en nuestro local y cuáles de ellos vamos a precisar que sean servidos por terceros. Hay que tener en cuenta que en ocasiones somos nosotros mismos los que adquirimos determinada gama de productos en el mercado porque nos sentimos más seguros adquiriendo el género directamente. Pero, en otras ocasiones, por falta de tiempo, por comodidad y coste preferimos que nos llegue directamente al local.

Así, por ejemplo, si necesitamos Proveedor de cebolla congelada para hosteleria lo ideal es acudir a un experto distribuidor de productos congelados que nos pueden proveer de todo tipo de alimentos congelados. En este sentido, lo adecuado es valorar el catálogo de productos que ofrece un distribuidor: cuánta más número de productos tenga que nos interesa más rentable será el servicio.

En este sentido, el proveedor debe ofrecer un presupuesto claro en el que se tenga muy en cuenta la puntualidad y la organización, así como la experiencia y las referencias que podemos obtener de otros compañeros en relación al servicio que presta determinado proveedor. Al final la relación entre el coste y la calidad del servicio será lo que nos haga decidirnos por uno u otro proveedor. 

Si nuestro Proveedor de cebolla congelada para hostelería es siempre puntual, sabe reaccionar ante los incidentes y se adapta a situaciones especiales (como la que estamos viviendo actualmente) es una opción adecuada. Por el contrario, si nuestro suministrador comete demasiados errores y ha tenido problemas con el servicio o con la calidad de los productos es hora de cambiar por muy barato que sea el servicio. Al final, así como nuestros clientes se pueden quejar del servicio de nuestro restaurante, nosotros podemos cambiar de proveedor si las cosas no van bien.

ESPERO QUE DURE BASTANTE

De toda la vida nos hemos comprado los yogures sin azucar naturales, y después ya le poníamos nosotros el azúcar que cada uno veía necesario para sus gustos. Con el paso de los años fueron apareciendo en los supermercados los yogures azucarados pero he de decir que a mi no me convencieron nunca. Supuestamente los empezaron a comercializar para que los niños no echásemos demasiado azúcar en los yogures. Porque seguro que hay mucha más gente como yo que tiene que llenar lo que sobra del vaso del yogur con azúcar y si hubiese más espacio no me cabe la menor duda de que echaríamos más. Creo que con el paso del tiempo están intentando que la sociedad deje de tomar tanto azúcar. Pero me parece que hasta que dejen de vender azúcar en los supermercados no van a conseguir que se reduzca el consumo, porque es muy adictivo y la sociedad está demasiado acostumbrada a él.

Personalmente no concibo la vida sin el azúcar, porque si no hubiese azúcar no podrían existir un montón de cosas de comer que realmente están muy buenas y que da igual lo que se inventasen para sustituir al azúcar, no las iban a mejorar. Hoy en día ya hay edulcorantes artificiales, pero hay que decir que no están buenos, a mí personalmente me dejan un sabor extraño en la boca, que es exactamente lo que me pasa si tomo un refresco de los considerados cero azúcar. Cuando hablo sobre la vida sin azúcar no puedo evitar pensar en un episodio de los Simpsons en el que se prohibía el azúcar en todo el pueblo y la necesidad les hizo cometer la locura de ir a conseguir azúcar de contrabando. Esto puede ser una serie de dibujos animados pero estoy seguro de que si en algún momento de la historia se llega a prohibir el azúcar se podrá comprar en el mercado negro, igual a como se hace hoy en día con otras sustancias prohibidas. Aunque espero que ese momento no llegue hasta dentro de bastante tiempo porque si no nuestras vidas van a ser demasiado tristes.

Diferencias entre yogures, postres lácteos y otros productos similares

Si vas a comprar a tu supermercado en la sección de yogures te vas a encontrar productos muy diferentes que, si bien están todos situados en el mismo lineal, no tienen demasiado que ver. Desde yogures a arroz con leche o hasta los famosos yogures sin leche, es bueno saber qué estamos tomando y en qué se diferencia.

Para empezar, los yogures son un producto natural que se obtiene de la leche fermentada con fermentos lácticos. Esto hace que se convierta en el conocido yogur que todos apreciamos. Este yogur puede ser natural, en cuyo caso solo contiene leche, fermentos y tal vez azúcar o leche en polvo para conseguir una mayor cremosidad o puede ser de sabores, con aromas. También encontramos variedades con frutas, mermeladas etc.

Mientras que el yogur natural es totalmente saludable, el resto suelen contener azúcares, por lo que hay que tener cuidado con la variedad elegida. Existen también los desnatados y edulcorados para las personas que están controlando su peso o deben tener cuidado con la grasa.

Tenemos también los postres lácteos, como el nombrado arroz con leche y algunos productos de apariencia muy similar al yogur pero que no son yogur. Y no lo son porque tienen un tratamiento final que hace que las bacterias presentes en el yogur desaparezcan. Es decir, no contienen probióticos. Por lo demás, pueden ser igual de saludables o no que un yogur en función de lo que hemos visto antes, esto es, la cantidad de azúcares que contengan.

En cuanto a postres lácteos como el arroz con leche, las natillas o las cremas de chocolate, estos productos son en general bastante ricos en azúcares y solo deberían de consumirse de forma ocasional, incluso en sus versiones ligeras. Existe algunos productos dietéticos que, estos sí, pueden tomarse dentro de una dieta para perder peso y ayudan a calmar la ansiedad por el dulce.

Pero, ¿y los yogures sin leche? Pues, evidentemente, si no tienen leche no son yogures por propia definición, pero su apariencia es la misma. Están fabricados con soja y en los últimos tiempos los encontramos también con bebida de avena. Son productos orientados a un público que es alérgico a la leche, intolerante o que ha optado por un estilo de vida vegano. En general, son saludables pero siempre hay que leer la etiqueta para ver qué cantidad de azúcar o aditivos pueden llegar a contener.

VUELVE EL FÚTBOL

Este fin de semana comienza la liga de nuevo, que era algo que todos estábamos esperando con demasiada impaciencia, lo malo es que vamos a tener que ver los partidos por la tele, ya que todavía no dejan que el público vaya a ver los partidos a los estadios. Ahora con los partidos a puerta cerrada los jugadores van a tener que estar atentos a no insultarse demasiado alto ya que todo lo que se diga en el campo lo van a oír todos. Espero no olvidarme este fin de semana de hacer la quiniela, porque llevo esperando por la quiniela bastante tiempo. Ahora vamos a poder hacer varias quinielas seguidas ya que he escuchado que va a haber cuarenta y un días de fútbol en directo. Cuando escuché lo de los cuarenta y un días me recordó instantáneamente a los cuarenta días de juegos en gladiator. Lo hacen para tener a la plebe contenta y distraída durante unos pocos días. Espero que en casa no se enfaden si me olvido de hacer la quiniela como se enfadan cuando me olvido de ir a comprar la leche fibra asturiana

 

Lo que todavía no puedo entender es, porqué han cambiado algunas reglas del juego. Como el número de cambios que se pueden hacer, ahora se pueden hacer cinco cambios a diferencia de los tres cambios que se podían hacer hasta ahora, pienso que esto de hacer más cambios solo benefician a los de siempre, ya que sus banquillos son más grandes y mejores que los de los equipos pequeños. Los que mandan ponen como excusa que lo han hecho para que los equipos puedan hacer rotaciones de forma más cómoda ya que se van a jugar muchos partidos cada pocos días, personalmente creo que no era necesario haber hecho ningún cambio en las reglas del juego. Pero como yo no soy nadie para poder decidir eso, no me queda otra que callarme e intentar disfrutar de los partidos de mi equipo como buenamente pueda. A ver si que empiece la liga es el final del túnel de todo este problema que estamos sufriendo todos.

ME GUSTAN LOS HUEVOS

Cuando me como un huevo frito nunca pienso cuanta cantidad proteina huevo. Más que nada porque cuando me como más de un huevo siempre tengo la misma discusión mi tía. Siempre me dice que como demasiados huevos a la semana y a decir verdad no es que me coma tantos huevos. Cuando como más es por culpa de mi madre y mi tía que hacen bacalao con arroz para comer y me tienen que hacer unos huevos porque saben que no me gusta el bacalao. A lo mejor ese día que hacen esa comida sí que como huevo de más, pero por lo demás puedo pasar semanas sin probar ni un solo huevo.

 

Hay que reconocer que los huevos están muy buenos de cualquier forma en la que se cocinen, aunque mis favoritos siguen siendo los huevos fritos y los huevos cocidos. 

 

En la excursión de fin de curso que hicimos en el instituto a Mallorca, cuando volvía de salir por las noche me iba directo al comedor del restaurante del hotel a comerme unos cuantos huevos cocidos para poder dormir bien de una tacada. Está claro que el primer huevo que me comía era el que más me costaba tragar, ya que no volvía al hotel en las mejores condiciones pero una vez que te tragas el primero el resto ya entran solos con un poco de zumo de naranja. Después de mi desayuno me iba a dormir como si un niño se acabase de tomar el biberón.

 

No creo que comer demasiados huevos sea perjudicial para nuestros cuerpos, ya que tienen mucha proteína y muchos deportistas hacen del huevo la base de su alimentación, eso sí, estos deportistas no se toman la yema del huevo solo se comen las claras y es algo que no entiendo porque a decir verdad la mejor parte del huevo es claramente la yema del huevo. Debe de ser porque es la parte que peor les sienta a nuestros cuerpos.

 

Pasarán los años y yo seguiré comiendo los huevos que me apetezcan sin tener en cuenta lo que me diga mi tía ni nadie.

Tres postres muy saludables que también puedes comer entre horas

Cuando queremos perder peso una de las primeras cosas que nos sacamos del menú son los postres y los picoteos entre horas. Pero muchos expertos dicen que las comidas entre horas, siempre y cuando sean la media mañana y la merienda y no más, pueden ser una gran ayuda para perder peso porque evitan que la persona llegue a la comida principal con demasiada hambre. El postre, además, es una forma de sentirse satisfecho y no solo saciado, lo que repercute en la forma en la que cada persona percibe su dieta. Por eso, no renuncies al postre ni a tu merienda, pero apuesta por opciones sanas como las que te proponemos.

-Yogur: Los yogures son una gran fuente de proteínas y una forma muy sabrosa de tomar lácteos. Son muy buenos para la flora intestinal porque son probióticos y, además, tienen muy poca grasa pudiendo elegirse variedades ligth o sin azúcar. Si además se escogen marcas como los yogures larsa estaremos apostando por sabores muy originales y diferentes que no solo van a gustar a los niños, sino que van a satisfacer también los gustos de los mayores. Un buen ejemplo de yogures pensados para adultos son el yogur sabor licor café o el sabor castaña.

-Fruta: Natural y deliciosa la fruta es cada vez una tentación mayor ya que nos encontramos todo tipo de ofertas en tienda que, hasta hace años, solo podíamos ver en tiendas muy especializadas en productos gourmet o de importación. Hoy es posible comprar lichies, mangos, papayas o maracuyás en cualquier frutería que tenga algo de variedad y de esta manera siempre es posible encontrar una saludable tentación. Y esto sin desmerecer a frutas de toda la vida, como la manzana o la sandía, dos delicias que, en temporada, tienen precios muy buenos y ofrecen un sabor excelente.

-Barritas de proteínas: Están de moda y es porque combinan un sabor muy bueno que en muchos casos está acentuado por un chocolate negro delicioso y porque aportan proteínas y muy pocas grasas. Con las calorías justas para darle un toque dulce al final de una comida o para tomar un tentempié entre horas y seguir aguantando el ritmo del trabajo sin tener que pararse para comer. No se deben de confundir con las barritas de cereales o con las chocolatinas, ya que estas dos variedades tienen una gran cantidad de calorías y de grasas y no son saludables.

Como hacer pan de leche rápido y muy ligero

¿Alguna vez te ha apetecido merendar o desayunar con pan recién hecho? Con esta receta tan sencilla podrás hacerlo tantas veces como quieras porque además no tiene demasiadas calorías. Se trata de pan cocinado con leche en polvo entera en lugar de harinas.

Necesitas dos claras de huevo, seis cucharadas de leche en polvo, una pizca de sal, una pizca de azúcar y una cucharadita de levadura. El azúcar ayudará a la levadura en la fermentación y por eso se añade en todas las mezclas que se van a hornear.

Además de la sal puedes añadir lo que te apetezca, como finas hierbas, por ejemplo, teniendo un bollito de pan a las finas hierbas delicioso. Con ajo molido sería pan de ajo y con un poco de queso bajo en grasa tendrías un fantástico pan de queso. Acepta también frutos secos, aunque estos aumentarían su valor calórico.

Si quieres que quede más sabroso, aunque menos ligero, puedes añadir también una yema de huevo. En un recipiente mezcla todos los ingredientes hasta que queden bien ligados. La masa no tiene por qué ser totalmente consistente, como la de la harina. Lo normal es que sea bastante más pegajosa y suelta.

Pon la masa en un molde de silicona del tamaño adecuado para un panecito. Ten en cuenta que va a aumentar bastante su tamaño. Si no tienes molde puedes ponerlo directamente en la bandeja del horno usando papel de hornear.

Precalienta el horno durante unos minutos a 160 grados e introduce la masa del pan. Sube la temperatura a 180 grados y deja que cueza más o menos un cuarto de hora. Apaga el horno y abre poco a poco para que no se produzca un cambio brusco en la temperatura que haga que el pan se baje y quede feo.

Este pan es delicioso para tomar con mermelada zero en el desayuno o para rellenar con jamón dulce y llevarse al trabajo para tener un tentempié que te va a llenar muy bien el estómago pero que va aportar muy pocas calorías, solo las de la leche. Si quieres que sea todavía más ligero solo tienes que cambiar la leche entera por leche desnatada y no añadir la yema.

Como este pan aguanta un par de días fresco si se guarda correctamente envuelto puedes hacer la receta con el doble de cantidades y tener pan para dos días.