4 motivos por los que no ir a otro país para un trasplante de cabello

  1. La información directa y no a través de intérpretes. Cuando viajas a Turquía a operarte cuentas con un traductor para ayudarte. Si ya a veces resulta complicado entender a un médico cuando nos explica algo, ¿te imaginas si encima no se habla el mismo idioma? Depender de alguien que le traduzca al médico tus preguntas y haga lo propio con las respuestas puede hacer que mucha información se pierda por el camino y que nos lleguen ideas equivocadas. Sin duda, no hay nada como poder hablar con un médico en el mismo lenguaje para entender bien algo que es tan importante como una intervención de injerto de cabello.
  2. Te darán un diagnóstico previo sincero. En algunos casos el injerto de cabello no es la única solución. Es importante saber por qué se está cayendo el cabello y pueden ofrecerse otros tratamientos alopecia en Vigo que frenen esa caída o la ralenticen. Incluso si el trasplante de pelo fuera la única posibilidad, podrían retrasarlo o hacerlo de una manera paulatina para que el cambio no fuera drástico, resultando mucho más discreto y también mucho más asumible para el paciente. No solo económicamente, sino también estéticamente ya que los injertos suponen un cambio en la imagen que, al inicio, no es realmente positiva.

 

  1. El tratamiento posterior es muy importante. Cada vez conocemos más casos de personas que se operan en Turquía o en otros países y que, al llegar a sus casas, tienen problemas con los implantes de cabello. Aunque garantizan que te van a atender, a menudo esta atención es a través de Webcam y no hacen un seguimiento real y de calidad. En cualquier clínica de España te atenderán llevando un control tras la intervención para asegurarse de que todo va correctamente. No solo los injertos quedarán perfectos, además no vas a arriesgar tu salud.

 

  1. El ahorro no es tanto como te cuentan. Muchas campañas para animar a la gente a ponerse injertos en Turquía se basan en lo carísimo que es hacer lo mismo en España. Muchas personas no cuestionan esto y ni tan siquiera preguntan cuánto vale aquí. Si lo hicieran se darían cuenta de que el precio no es tan caro, sobre todo teniendo en cuenta las garantías que ofrecen y el servicio post operación que lo acompaña.