COMER FUERA DE CASA

Hay un plato que me gusta mucho más que el resto pero no muchas veces tengo la oportunidad de comerlo. En casa yo no tengo tiempo para ponerme a cocinar todos los días y entonces muchos días no me queda más remedio que tener que ir a comer al bar más cercano de mi lugar de trabajo. En ese bar siempre que tienen pido guiso de calamares con patatas. Este plato en este bar lo hacen de una forma espectacular y siempre que tengo la mínima oportunidad no me puedo contener y lo pido para comer. Este bar dispone de un distribuidor de calamar patagonico congelado que trae unos calamares grandes que son los que hacen falta para hacer un guiso de calamares con patatas tan delicioso como ese.

 

Antes, cuando trabajaba en otro sitio tenía que ir a comer a un bar en el que o llegabas a la hora o te perdías la mitad de los platos que te daban a escoger. Para que tuvieras suerte y poder pedir un trozo de tortilla de patata tenías que ir a comer a la una y media como poco y yo a lo mejor no podía salir a comer hasta las dos y media por lo que comer tortilla de primer plato era una quimera, menos mal que casi siempre tenían en la carta ensaladilla rusa que casi me gusta más que la tortilla de patata. En ese lugar donde trabajaba me hacía mucha gracia que hubiese bar para los jefes y otro para los trabajadores normales, eso no lo había visto nunca hasta que llegué a trabajar allí. Les pregunté al resto de mis compañeros y todo me dijeron que al bar de los jefes ni se me ocurriese ir porque era extremadamente caro. En el bar de los trabajadores por lo menos te hacían un bocadillo de bacon o de lo que hubiese sin protestar si no habías tenido tiempo de salir a comer a la hora en que daban comidas, me pasó varias veces y fueron muy amables conmigo siempre daba igual a la hora que fuese.

Tortillas listas en minutos

Las tortillas son una de las tapas favoritas de los españoles. Nos encanta tomarlas a todas horas y hasta debatir sobre si deben o no llevar cebolla. Por eso, en ningún establecimiento de hostelería pueden faltar. Y no importa siquiera que no haya cocina, la tortilla tiene que estar presente para poder acompañar con un pinchito ese vaso de vino o esa cervecita que, a determinadas horas, tienen que venir acompañados de algo contundente y rico.

Para poder ofrecer a tus clientes tortillas que estén listas en minutos, contacta con un buen Proveedor de tortilla congelada y, si todavía no lo has hecho, descubre este producto que ya se consume en muchas casas. Las tortillas congeladas se hacen de una manera muy similar a las tortillas caseras, pero se congelan una vez listas de forma muy rápida. Así, no se estropean sus propiedades y pueden conservarse durante mucho tiempo.

Solo hay que sacar las tortillas, dejar que descongelen y calentarlas unos minutos en el microondas y estarán listas para servir a modo de pincho a los clientes. Esto marcará la diferencia con otros locales que son competencia y que, no teniendo cocina, solo ofrecen el típico pan con una loncha de fiambre. Además de las tortillas puedes ofrecer otros productos, como ensaladillas precocinadas. Estos productos son fáciles de conseguir con buenos proveedores y están tan ricos como los recién cocinados. 

Existen también tortillas precocinadas no congeladas, como las que se pueden encontrar en los supermercados, que solo hay que cocinar tres minutos en microondas y se pueden servir. Vienen envasadas al vacío y en formatos más apropiados para la hostelería. Se conservan muchos días en la nevera y resultan muy cómodas ya que no hay que dejarlas descongelar. Pueden combinarse ambas opciones para no quedarse nunca sin productor que ofrecer.

Dada la calidad y el buen sabor de estos productos no solo son aptos para dar como pincho gratis con las bebidas, sino que también puede ofrecerse en tapas o raciones de pago o incluso para consumir en deliciosos bocadillos de tortilla, tanto para llevar como para degustar en el local. Estos bocadillos suelen tener mucho éxito y atraen a muchos clientes, como trabajadores que tienen poco tiempo para comer o que quieran disfrutar de un bocadillo a media mañana antes de continuar con su jornada laboral hasta la hora de comer.