ME GUSTAN LOS HUEVOS

Cuando me como un huevo frito nunca pienso cuanta cantidad proteina huevo. Más que nada porque cuando me como más de un huevo siempre tengo la misma discusión mi tía. Siempre me dice que como demasiados huevos a la semana y a decir verdad no es que me coma tantos huevos. Cuando como más es por culpa de mi madre y mi tía que hacen bacalao con arroz para comer y me tienen que hacer unos huevos porque saben que no me gusta el bacalao. A lo mejor ese día que hacen esa comida sí que como huevo de más, pero por lo demás puedo pasar semanas sin probar ni un solo huevo.

 

Hay que reconocer que los huevos están muy buenos de cualquier forma en la que se cocinen, aunque mis favoritos siguen siendo los huevos fritos y los huevos cocidos. 

 

En la excursión de fin de curso que hicimos en el instituto a Mallorca, cuando volvía de salir por las noche me iba directo al comedor del restaurante del hotel a comerme unos cuantos huevos cocidos para poder dormir bien de una tacada. Está claro que el primer huevo que me comía era el que más me costaba tragar, ya que no volvía al hotel en las mejores condiciones pero una vez que te tragas el primero el resto ya entran solos con un poco de zumo de naranja. Después de mi desayuno me iba a dormir como si un niño se acabase de tomar el biberón.

 

No creo que comer demasiados huevos sea perjudicial para nuestros cuerpos, ya que tienen mucha proteína y muchos deportistas hacen del huevo la base de su alimentación, eso sí, estos deportistas no se toman la yema del huevo solo se comen las claras y es algo que no entiendo porque a decir verdad la mejor parte del huevo es claramente la yema del huevo. Debe de ser porque es la parte que peor les sienta a nuestros cuerpos.

 

Pasarán los años y yo seguiré comiendo los huevos que me apetezcan sin tener en cuenta lo que me diga mi tía ni nadie.