LOS ACTORES ANTE LA REVOLUCIÓN AUDIOVISUAL

En la actualidad, las relaciones entre el teatro y los medios audiovisuales se conforman a modo de un diálogo constante entre medios expresivos, comunicativos y textuales. Frente a la tradicional distinción entre formas estéticas excesivamente rígidas, hoy resulta necesario profundizar en aquello que las une: lo audiovisual. Al igual que en su día el cine revolucionó los canales y códigos comunicativos y expresivos y la televisión transformó por completo las formas de recepción del espectáculo y la información, ahora son las herramientas digitales y las pantallas interactivas las que han producido un profundo impacto en las artes escénicas. Frente a este nuevo panorama, los actores requieren de una formación actualizada que responda a las necesidades de las industrias culturales actuales. En Madrid, el Centro Universitario de Artes TAI imparte un master en actuacion para cine Madrid, Teatro y TV, una formación avanzada para los actores del siglo XXI.

 

Sin duda, ha habido una enorme evolución en la percepción y recepción del espectáculo como resultado de la revolución digital. Aunque la relación de las artes escénicas con las nuevas tecnologías ha sido un tema que se ha prestado con facilidad a enfoques catastróficos en torno al futuro del teatro en la sociedad de los medios, desde aproximaciones más distanciada de estos pronósticos apocalípticos podemos afirmar que, por el contrario, las artes escénicas han estado siempre abiertas a los avances que les han permitido expandir sus posibilidades de expresión. 

 

Generalmente, al hablar de la situación de los actores, se suele pensar en un único mercado de trabajo, entendiéndolo como un mundo específico para todos los profesionales de las artes escénicas. Sin embargo, la realidad muestra más bien lo contrario, pues en la actualidad coexisten diversas situaciones profesionales y mercados, tantos como especialidades. Forman parte de este sector actividades relacionadas con la danza (bailarín, coreógrafo, repetidor, etc.) y el teatro (intérprete, director, dramaturgo, escenógrafo, etc.), pero también ocupaciones como la de gestor cultural, manager o técnico. 

 

Los medios audiovisuales han sido de hecho el principal detonante de la proliferación de ocupaciones en el marco de las artes escénicas y de su profunda transformación. Si el giro posmoderno en el campo de la narrativa audiovisual ha supuesto enormes cambios tanto en los modos de contar las historias como en las temáticas, cabría esperar que las artes escénicas vivieran una evolución paralela. Efectivamente, la incorporación de las nuevas tecnologías audiovisuales ha actualizado la escena teatral a nuevas posibilidades expresivas que dinamizan la situación actual de las artes escénicas. Ante ello, los actores ven multiplicadas sus posibilidades artísticas y laborales en sectores tan clásicos y actuales como el teatro, el cine, la TV o los new media.